Eretmochelys imbricata

Tortuga Carey

La más hermosa y la más rara de todas las tortugas marinas. La tortuga carey ha sido la más apreciada desde siempre; egipcios, romanos, chinos, europeos, árabes, americanos y japoneses han hecho joyería con su hermoso caparazón. Sus escudos son de color ámbar translúcido con pinceladas amarillas, blancas, rojas, negras, cafés y doradas. Este hermoso caparazón ha sido utilizado para crear finos objetos ornamentales en muchas culturas, aunque también esta es la razón por la cual la tortuga carey ha sido cazada casi hasta la extinción.

El caparazón de esta especie es elíptico y presenta trece escudos imbricados, que se sobreponen agrupados en cinco pares dorsales y cuatro laterales. Su cabeza es mediana y estrecha, con dos pares de escamas prefrontales y tres o cuatro escamas post orbitales. Su pico es córneo, filoso y angosto, sin sierra en los bordes. Las aletas frontales generalmente tienen dos uñas.

La tortuga carey se encuentra distribuida en los mares de zonas tropicales y subtropicales de todo el mundo, en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. Migran miles de kilómetros entre sus zonas de alimentación y playas de anidación, aunque estas se encuentren a la vista de sus zonas de alimentación. Los investigadores aún no han podido explicar este comportamiento. Las poblaciones más abundantes se encuentran en el Caribe y en el Atlántico Oeste, con una ocurrencia regular desde el sureste de Florida, a lo largo de las costas de Centroamérica hasta el sur de Brasil, incluyendo Bahamas y las Antillas.

 

La reproducción de la tortuga carey es particular: les toma varias décadas llegar a la madurez sexual. Aunque no se tiene un método 100% confiable para calcular la edad de las tortugas, se estima que en la carey, la fase de huevo a fase adulta puede ser de 20 a 40 años. El cortejo y cópula ocurren en aguas someras cerca de las playas de anidación. Las hembras anidan de manera solitaria durante la noche y se dice que son las tortugas más rápidas en desovar. Se ha observado que parecen correr al mar después de desovar, y los científicos creen que esto pueda ser una adaptación a la caza exhaustiva que ha sufrido por generaciones: únicamente las más rápidas sobreviven y se reproducen nuevamente. 

En México, las nidadas van de 71 a 202 huevos, con un promedio de 135. Cada hembra puede depositar de 1 a 8 nidadas, usualmente cada 2 a 4 años. Generalmente regresan a la misma playa a reproducirse, a pocos metros de donde ocurrieron anidaciones previas.

Las tortugas carey tienen un rol esencial en mantener la salud de los corales. Las estructuras físicas y biológicas de muchos arrecifes de coral dependen directamente de los hábitos alimenticios de esta especie. Gracias a su pico angosto, pueden capturar presas como esponjas entre las grietas y huecos de los arrecifes de coral, que eventualmente pueden competir con las algas simbióticas que viven en los corales y que son de gran importancia para proveer al coral de oxígeno y carbohidratos.

En los últimos 50 años, se ha visto un gran declive en los arrecifes de coral del mundo. No es casualidad que una de las esponjas que hoy domina muchos de los arrecifes de coral y que los ha llevado a la muerte es la esponja Chondrilla nucula, la esponja más común en la dieta de las carey. Así de simple, no hay suficientes tortugas carey que puedan comerse las esponjas y, por lo tanto, las esponjas predominan en un desequilibrio aterrador.

Eretmochelys imbricata ha sido catalogada por la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como especie en peligro crítico, indicando importantes disminuciones de subpoblaciones en todas las principales cuencas oceánicas. Esto es resultado de la sobreexplotación de hembras adultas y huevos en las playas de anidación, la degradación de los hábitats de anidación, la captura de juveniles y adultos, la mortalidad incidental relacionada con la pesca marina y la degradación de los hábitats.

Con el aumento en el entendimiento del comportamiento, migración y dinámica poblacional de esta especie, se podrán establecer cada vez más planes de protección para su recuperación. Ha habido algunos avances de naciones que han promulgado leyes para su protección; el comercio internacional legal de carey prácticamente ha cesado, y algunas poblaciones en México han incrementado. Sin embargo, aún la más hermosa de las tortugas marinas está en riesgo de desaparecer para siempre.

Es de gran importancia promover la educación en los lugares donde las Carey viven y se reproducen para que todos logren comprendan que que una tortuga Carey viva vale mucho más que su caparazón muerto. 

Recibe 5 infografías de las tortugas marinas en tu correo electrónico

Boletin