Lepidochelys olivacea

Tortuga Golfina

La tortuga Golfina tiene varias características fenomenales. La primera y más impactante son las arribadas, sin duda el mayor espectáculo de reproducción animal del mundo. Imaginemos 50,000 tortugas golfinas llegando a desovar en una playa de 2 km de largo, llegando ola tras ola durante tres días, sin importar si es de día o de noche ellas desovan masivamente. Sin embargo, los investigadores han observado que las arribadas ocurren generalmente en días nublados y con viento, lo cual favorece el hecho de anidar en pleno día. También se encuentran algunas que desovan solitarias.

Otra característica asombrosa es su forma de anidar, como lo describe James R. Spotila en su libro Sea Turtles. La tortuga golfina parece bailar en la arena. Después de haber depositado sus huevos, la tortuga, apoyada sobre sus aletas delanteras y traseras, balancea alternativamente su plastrón de lado a lado en una pequeña danza, compactando el lugar donde acaba de depositar su descendencia. El número de huevos está en una media de aproximadamente 109 y se incuban por un periodo de cerca de 45 días, después de los cuales las crías emergen y se dirigen inmediatamente al mar, como las demás tortugas marinas.

La tortuga golfina es considerada la especie más abundante en el mundo y es también la especie más pequeña. Se caracteriza por tener un caparazón casi circular, mucho más ancho que largo. Por lo general, tiene más de 15 escudos mayores, 5 dorsales y más de 5 pares laterales, aunque también puede presentar desigualdad en el número de escudos de cada lado. El par lateral anterior está en contacto con el escudo precentral. El plastrón tiene 4 escudos, y cada uno presenta un poro. En el borde anterior de cada aleta hay una o dos uñas. La cabeza es mediana, subtriangular, con dos pares de escamas prefrontales y un pico córneo no aserrado. La coloración del caparazón de los adultos es gris oliváceo o amarillento y el plastrón es crema gris verdoso con manchas en los extremos de las aletas.

Siguiendo con lo fenomenal de las tortugas golfinas, se sabe que tienen una compleja y gran migración después de la temporada reproductiva, nadando cientos de kilómetros por el océano hasta sus zonas de alimentación. Es probable que se muevan a partir de características oceánicas como frentes térmicos y masas de agua fría. La localización de estas características no es predecible para las tortugas, por lo que ellas deben descubrir y buscar estas grandes áreas del océano apropiadas para alimentarse. Su dieta cambia según su localización: en aguas oceánicas, la tortuga golfina se alimenta de organismos pelágicos como langostas y huevos de peces, mientras que en aguas costeras se alimenta de crustáceos, moluscos, peces y salpas.

La tortuga golfina es una especie pantropical de amplia distribución en diversos ambientes costeros y pelágicos. En México, se distribuye en toda la costa del Pacífico, teniendo sus principales áreas de concentración de anidaciones en el estado de Oaxaca.

Lepidochelys olivacea ha sido catalogada por la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como especie vulnerable. A pesar de la escasez de datos históricos, información de diversas fuentes ha permitido evaluar una disminución global de esta especie de amplia distribución. Entre las principales amenazas para la tortuga golfina están la degradación de las playas de anidación y ambientes costeros, ocasionada por el incremento de actividades humanas, el saqueo excesivo de huevos para su comercialización y la pesca incidental en arrastres de barcos camaroneros.

Recibe 5 infografías de las tortugas marinas en tu correo electrónico

Boletin