Chelonia Mydas

Tortuga Prieta

La tortuga verde, la más majestuosa y carismática de las tortugas, tiene un caparazón ovalado con forma de corazón brillante y una cara alargada y refinada que la hace parecer una criatura salida de un cuento, perfectamente hecha. 

Su caparazón presenta cuatro pares de escudos laterales que a veces son irregulares y no son aserrados como la carey. El color de su caparazón puede variar en los adultos, desde verde pálido hasta verde oscuro o amarillo, en ocasiones con rayas brillantes cuando está en el agua. Una vez que el caparazón se seca, se oscurece y pierde el brillo. El plastrón tiene un tono amarillo característico. Su cabeza es redonda con la mandíbula aserrada y presenta un par de escamas prefrontales ubicadas enfrente de sus ojos, muy distintivas.

El nombre de tortuga verde se debe al color de la grasa ubicada debajo de su caparazón. Esta grasa y todos sus músculos son muy conocidos por ser una delicia culinaria, razón por la cual las tortugas verdes han sido cazadas y explotadas durante años, una de las grandes razones por la cual actualmente están en peligro de extinción.

La tortuga verde es una comedora especializada de pasto. Su dieta es omnívora cuando es juvenil, pero de adulta se vuelve esencialmente vegetariana. Su pico ancho y fuerte es muy eficiente para el pastoreo.

En cuanto a su reproducción, a la tortuga verde le toma varias décadas llegar a la madurez sexual. El tiempo desde la fase de huevo hasta la adultez puede ser de 10 a 50 años. Las hembras no se reproducen cada año; depende del intervalo de remigración, que va de 1 a 9 años. Llegan a anidar en la playa generalmente de noche y solitarias, regresando a las playas en donde eclosionaron o a áreas muy cercanas. Pueden anidar de una a ocho veces durante la temporada. El número promedio de huevos por nidada es de 125 y se incuban en la arena en un periodo entre 45 y 70 días, dependiendo de la temperatura.

La tortuga verde se alimenta, nace y se reproduce en aguas templadas subtropicales y tropicales alrededor del mundo. Es más común encontrarlas cerca de las costas e islas protegidas, especialmente en áreas con lechos de pasto marino. En el Pacífico mexicano se han reportado anidaciones en la península de Baja California, en Los Cabos, y desde el estado de Sinaloa hasta Chiapas, registrándose con mayor abundancia en las playas de Colola y Maruata en el estado de Michoacán, y en las playas de Islas Clarión y Socorro del Archipiélago Revillagigedo.

Las tortugas verdes en el Pacífico son diferentes de las otras tortugas verdes del mundo. Debido al surgimiento de Centroamérica del mar y a la formación del istmo de Panamá hace aproximadamente de 3 a 5 millones de años, las tortugas marinas quedaron aisladas unas de otras. Las tortugas de Baja California, México, el sur de Perú y Galápagos son más oscuras, por lo que se les llama comúnmente tortugas negras. Además de presentar diferencias en el color, también son distintas en la forma, tamaño y el número de huevos que ponen.

Según la lista roja de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), esta especie se encuentra en peligro. Hay grandes disminuciones de subpoblaciones en todas las cuencas oceánicas principales durante las últimas tres generaciones como resultado de la sobreexplotación de huevos y hembras adultas en las playas de anidación, juveniles y adultos en áreas de alimentación y, en menor medida, la mortalidad relacionada con la pesca marina incidental y la degradación de los hábitats marinos y de anidación.

Recibe 5 infografías de las tortugas marinas en tu correo electrónico

Boletin